viernes, 12 de septiembre de 2008

Calendario Mapuche


La Historia comienza de cero; de cuando aún todo el mundo era igual; igualmente indefinido.

En ese gran espacio territorial indefinido un grupo, un pueblo aún sin tierra, se establece. Ellos dicen que fueron 'los Dioses' los que les otorgaron el lugar, los llevaron hasta allí y los arraigaron. No puede ser azar.

Ya en el lugar, el pueblo se orienta. Definen los puntos cardinales; la dirección desde donde inciden las temperaturas, los vientos, las tormentas. Eso es de personas inteligentes.

Luego han de determinar el régimen de las estaciones por la floración. Este régimen es diferente para cada latitud y cada hemisferio, pero es constante, permanente y regular. Jamás se ve alterado.

Ahora va a determinarse el paso de los días mediante la observación del ciclo lunar. La Luna cumple un spin completo cada 28 días. En ese tiempo va cambiando de fas: Luna Nueva, Luna Creciente, Luna Llena y Luna Menguante. La Luna influye en los nacimientos,en las mareas, en el comportamiento de la flora y de la fauna, de la que el humano forma parte. Para alcanzar su fas tarda 7 días exactos, lo que la convierte en un calendario inexorable.

Además del ciclo lunar corto hay otro ciclo inexorable: el ciclo anual del Sol. La radiación solar sufre ascensos y descensos en el transcurso de 365 días, lo que se refleja en el clima y la vegetación, que actúa en orden a este ciclo. Es posible definir la dinámica de estos cambios como las Estaciones de la Energía del Sol.

El año Solar se inicia en el solsticio de Invierno, cuando la energía solar está en su nivel más bajo. El renacimiento del Sol tiene un doble significado, proveniente también de la escuela de Tiwanaku: El Sol renace y renacen las almas de los que se fueron. Para que el poder de renacimiento sea más fuerte, se celebra el día del Renacimiento - Año Nuevo- cuando se produce la Luna Nueva en el solsticio de Invierno.
Entonces, ya entendimos que la realidad está regida por un orden rígido, estático, y un orden dinámico. El Sol es estático; la Luna es dinámica. La Luna es la fuente de la regeneración y del poder invisible que permite las metamorfosis del alma, como lo muestra su símbolo esencial, el canelo (equivalente al loto egipcio). El Sol masculino representa el hieratismo y la estabilidad; la mujer es el movimiento, la que aporta la magia y la dinámica que hace posible la circulación de la vida.

Las reglas de trabajo han de ajustarse a ese régimen, al que luego se ajustan las reglas de la convivencia y las reglas morales. Pero a su vez, la dinámica de las cosas permiten la creatividad y la flexibilidad.


El tradicional calendario mapuche es una concepción intelectual que contiene la misma precisión astronómica y matemática que la gran pirámide de 'Keops'.

4 comentarios:

Gure Etorkia dijo...

Excelente y hermoso trabajo muy didáctico , estoy muy agradecido por vuestro aporte a la cultura. Lo atesorarè ,tengo sangre vasca y comparto la categoria de pueblo originario que posee el pueblo mapuche !
Peukallal ! Agur !

Zubelzu.

Alphiell dijo...

Jamas me imagine que nuestra cultura tuviese tanta exactitud y sabiduria respecto de la vida, naturaleza,amor y convivencia.
gracias por efectuar este trabajo

PeloltuN dijo...

loq pasa es q los ladrones gallegos destruyeron toda muestra de inteligencia, ciencia y sabiduria al llegar al continente. por lo tanto hay secretos q nunca saldra a la luz o q se destruyeron, talvez curas a muchas enfermedades? La ciencia indigena de nuestros nativos es igual de grande q la de muchas culturas antiguas de europa. Leer es conocer. "la ciencia secreta de los mapuches" muy buen libro.

dmochile.cl dijo...

Eso demuestra la sabiduría ancestral.....muchas gracias